Raquel Mosquera, madre de un niño llamado Romeo

Raquel Mosquera, madre de un niño llamado Romeo

Escrito por: Elisa    23 septiembre 2015     Sin comentarios     1 minuto

Raquel Mosquera ya es madre por segunda vez. La viuda de Pedro Carrasco daba a luz a un niño llamado Romeo, el jueves, 18 de septiembre en la Clínica Montepríncipe. El bebé, que pesaba casi cuatro kilos, y su madre ya están recuperándose en casa junto a Isi y Raquel, la hija mayor de la peluquera.

Raquel Mosquera cumplía su sueño de darle un hermanito a su hija Raquel. El jueves, 18 de septiembre, de madrugada nacía Romeo, fruto de su relación con su actual pareja, Isi, en el hospital Montepríncipe de Madrid. Unos días después la pareja salía con su bebé en brazos, que pesaba casi cuatro kilos, y se besaban a las puertas del centro.

La peluquera ya era madre de una niña de 9 años, que tuvo a los 31, con el que entonces era su pareja Toni Anikpe y con el que estuvo saliendo durante unos años tras el fallecimiento en 2001 de su marido, Pedro Carrasco.

Hace unos meses Raquel anunciaba a la revista “Semana” que iba a ser madre de nuevo junto a Isi, con el que llevaba más de un año de relación. Además anunciaban su intención de pasar por el altar y formalizar su relación.

La llegada de este bebé ha hecho muy feliz a Mosquera que pasó unos duros momentos el año pasado al sufrir un aborto cuando estaba intentando quedarse embarazada por segunda ocasión y anteriormente, la peluquera tuvo serios problemas psiquiátricos por los que tuvo que estar un tiempo en tratamiento e ingresada.

Lo cierto es que su noviazgo con Isi ha estado envuelto en la polémica porque el empresario nocturno podría haber estado manteniendo una relación paralela, de la que hace unos meses nacía un bebé como contaba la madre, que era camarera en uno de los negocios del novio de Raquel, en Sálvame deluxe. Algo que parece no haber importado a Mosquera.

Vía | Lecturas
Foto | Gtres


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.