Las bodas más sonadas de 2011 (y II)

Las bodas más sonadas de 2011 (y II)

Escrito por: Elisa    31 diciembre 2011     Comentario     1 minuto

Entre las celebrities internacionales que se casaron en 2011, destacan dos bodas reales, las de Guillermo de Gales y de Alberto de Mónaco. Además de las de personajes tan conocidos como Kate Moss, Kim Kardashian y Paul McCartney.

El 29 de abril, Kate Middleton se casaba con Guillermo de Gales en la abadía de Westminster. El 2 de julio pasaba por el altar, una novia a la que muchos calificaban como triste, Charlene Wittstock, de 33 años, daba el sí quiero al príncipe Alberto de Mónaco en una boda que resultó extraña para muchos. A finales de julio, se contraía matrimonio Zara Phillips, nieta de la Reina Isabel II con el jugador de rugby Mike Tindall.

También pasaban por el altar, el 20 de agosto la estrella del reality, Kim Kardashian, que contraía matrimonio con el jugador de la NBA Kim Humphriesun enlace que solo duraba 72 días. Otra celebrity que dejaba la soltería era Petra Ecclestone que se casaba con el empresario James Stunt el 27 de agosto.

En el mundo de la música, del cine y de la moda también se han celebrado importantes bodas este años. Sofia Coppola se casaba con el padre de sus hijas y músico Thomas Mars en Italia en agosto. El exBeattle, Paul McCartney pasaba por el altar por tercera vez con Nancy Shevell en octubre.

La modelo Kate Moss contraía matrimonio con Jamie Hince, de la banda The Kills, en julio. La cantante Lily Allen celebraba una bonita boda donde lucía ya su embarazo con Sam Cooper en junio. Su hija nacía a finales de noviembre.

En junio, el venezolano Carlos Baute se casaba en secreto con Astrid Klisans y el canadiense Michael Bublé daba el sí quiero a la actriz Luisana Lopilato en una ceremonia íntima. El día de año nuevo Shania Twain y Frédéric Thiebaud celebraban su enlace.

Podéis seguir La Cosa Rosa en Twitter (@Lacosarosa)
Foto | Gtres


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.