11 noviembre 2012 Gente, Parejas, Televisión

Kiko Rivera tiene claro que su hijo debe venir con un pan debajo del brazo. Lo que no nos parece demasiado acertado, en estos tiempos que corren, es que la oferta de la revista ¡Hola!, cuatrocientos mil euros según publica Vanitatis, no sea de su agrado y haya decidido pedir más dinero para que se publiquen las fotos de su hijo.

La citada fuente indica que “El viernes por la tarde la pareja se dirigía a Cantora, donde se encontrarían con Isabel Pantoja y los padres de Jessica Bueno. Tamaña reunión solo podía obedecer al propósito de realizar las fotografías para la exclusiva que debería publicarse este próximo miércoles. Sin embargo, el mismo viernes Kiko Rivera rompió de manera unilateral el trato con la revista ¡Hola! porque no estaría de acuerdo con la cifra de 400.000 euros que le ofrecían”.

En principio se habló de setecientos mil euros por el anuncio del embarazo y el parto. El aborto de Jessica provocó que se rompiera este acuerdo. Ahora se intenta subir el precio para que la cantante entre en el juego y así ofrezca “una imagen amable, alejada de la mujer doliente que hemos visto en los tribunales durante las últimas semanas”.

Kiko Rivera ya montó en cólera cuando se le indicó, desde el hospital, que debería haber pagado seis mil euros ya que el seguro médico que firmó cuando Jessica ya estaba embarazada le exigía un tiempo de cadencia de seis meses. El susodicho pagó tres mil euros pero no la cantidad indicada.

También se ha sabido que “las enfermeras que atendieron a la mamá primeriza tuvieron que firmar un documento para no filtrar ninguna información a la prensa bajo amenaza de despido”. Esperamos vuestras opiniones sobre todo esto.

Síguenos en Twitter

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *