Sean Penn considera a Robin Wright un fantasma

Sean Penn considera a Robin Wright un fantasma

Escrito por: Elisa    4 junio 2010     2 Comentarios     2 minutos

20 años son los que pasaron juntos Sean Penn y Robin Wright todo un récord en la industria de Hollywood y en el mundo en general. Si bien es cierto su relación tuvo idas y venidas en los últimos años, su divorcio se produjo el pasado mes de agosto. La pareja estaba junta desde 1989 y casada desde 1996.

Mientras su ex saborea su independencia y no se preocupa en lamentarse, Penn mira hacia atrás y comenta: “es un fantasma para mí ahora”. El actor tiene una conversación con el autor-historiador Douglas Brinkley en el número de Vanity Fair de julio donde el doble ganador del Oscar por Mistic River y Milk se sincera: “pasamos tantos años juntos y ahora se ha ido”.

La pareja vendió su mansión de quince millones de dólares en el norte de California y Penn, de 49 años, vive en Malibú cerca de su madre la actriz Eileen Ryan. Su vida personal gira alrededor de temas que le importan con ayudar a las víctimas del terremoto de Haiti -podéis verlo en la foto-. “No habrá un final para mí hasta que no haya más vida que muerte”, dice el actor.

Penn fue nombrado camp manager en Puerto Príncipe en un campamento para personas desplazadas que asistió a 50.000 supervivientes del terremoto a quienes dieron medicinas, alimento, agua…

También tiene tiempo para su familia cuando su hijo Hopper -en honor al recientemente fallecido Dennis Hopper– tuvo un grave accidente con su tabla de skate estuvo en el hospital junto a Robin. “Era una cirugía de riesgo por un intensa hemorragia en el cerebro”, dice Penn, “lo ha superado”.

Ahora tras dejar atrás veinte años con Robin y 18 años con hijos, Penn se ha propuesto ayudar más donde le necesiten y no sólo protestar como hizo en el caso de la guerra de Irak, sino involucrarse personalmente en los temas.

Vía | People
Foto | Gtres


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.