Muere Millvina Dean, la última superviviente del Titanic

Muere Millvina Dean, la última superviviente del Titanic

Escrito por: Elisa    1 junio 2009     2 Comentarios     2 minutos

Millvina Dean, la última superviviente del Titanic, murió ayer a los 97 años. Sólo tenía nueve semanas de vida cuando el trasatlántico más famoso del mundo naufragó al chocar contra un iceberg en las gélidas aguas del Oceano Atlántico. Era el 15 de abril de 1912, y el lujoso Titanic cubría en su trayecto inaugural Southampton-Nueva York.

En el naufragio murieron 1.517 personas, muchas de ellas debido a la ausencia de botes salvavidas para cubrir una evacuación masiva. Pero a Dean, que por su corta edad no pudo guardar recuerdos de la tragedia, le sorprendió la muerte casi un siglo después en el geriátrico de la localidad de Hampshire donde vivió los últimos años de su vida.

Su familia se embarcó en el Titanic con destino a América, donde pensaba empezar una nueva vida y abrir una tienda de tabaco en Kansas. Viajaba en un camarote en tercera clase. La madre de Dean y dos de sus hermanos también sobrevivieron para contarlo. Sin embargo, su padre se unió a la larga lista de fallecidos. Entonces, su familia no tuvo más remedio que volver a Southampton.

En 1985 el naufragio del Titanic saltó de nuevo a las páginas de los periódicos de medio mundo porque ese año se descubrió el lugar exacto donde se produjo el impacto y posterior hundimiento del trasatlántico. Ella, que entonces tenía más de 70 años, fue otra vez protagonista. “Creo que muchas veces piensan que yo soy el Titanic”, dijo entonces Dean.

Dean siempre se resistió a ver la película de James Cameron que, con Leonardo diCaprio y Kate Winslet como protagonistas, recreaba la historia del barco. Tenía miedo de sufrir al ver las imágenes. Fueron sus protagonistas los que a mediados de mayo, al saber de las dificultades económicas que atravesaba Millvina, que no tenía dinero para costear sus gastos en el geriátrico. Di Caprio, Winslet y Cameron donaron 22.000 euros para cubrir los gastos de la mujer durante el tiempo que le quedara de vida. Aunque, Dean también se vio obligada a vender autógrafos para pagar las cuentas pendientes.

Vía | El País


un comentario

  1. Anastasia Moscu. :D dice:

    Pobre señora! Igual vivió bastante….

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.