Mel B recuerda su intento de suicidio con analgésicos en un nuevo libro

Mel B recuerda su intento de suicidio con analgésicos en un nuevo libro

Escrito por: dlopez    19 noviembre 2018     Sin comentarios     2 minutos

Mel B ha decidido recordar su intento de suicidio con analgésicos en un nuevo libro.

Mel B ha decidido recordar su intento de suicidio con analgésicos en un nuevo libro. En 2014, siendo miembro del jurado de X Factor, Mel B se tomó 200 analgésicos con la intención de suicidarse.

Finalmente, pudo aparecer en el programa luciendo un vestido que tapaba sus heridas. En su momento, achacó este problema a una úlcera de estómago. Ahora, en su biografía Brutally Honest, comenta todo lo que pasó en realidad.

«Aquí estoy, con 39 años, mirándome al espejo de mi casa alquilada en Kensington (Londres), con un bote de aspirinas en la mano y metiéndome una tras otra en la boca. Con cada pastilla me pregunto si estás segura de tomar otra. Ya llevo 100, ‘¿Estás segura?’».

«Es jueves por la noche, 11 de diciembre de 2014. Acabo de volver de cenar con mi marido Stephen. Mañana voy a The X Factor. Es el fin de semana especial. Llevaré un bonito vestido, mi pelo y mi maquillaje serán perfectos. Si quieres que te diga toda la verdad, todo esto no me importa. Mi vida es un desastre y quiero terminar con ella».

«120, 150 ‘¿Estás segura?’. Tras el brillo de la fama, me siento emocionalmente destrozada y alejada de mi familia. Me siento fea y detestada por Stephen, el hombre que me prometió su amor. Tras 10 años de casados, tiene una colección de cintas eróticas que podrían arruinar mi carrera y mi familia. He escrito frenéticas e inconexas notas de suicidio para mi hija Phoenix, la chica que es para mí una hermana pequeña, una amiga y una hija».

«200 pastillas. ¡Para! Cuando me tragué la última, supe que no quería ir a ningún lugar. El suicidio no era la respuesta. Tenía que cambiar mi vida e ir a un hospital a sacarme las pastillas del estómago. Me tiré contra la puerta para abrirla. Me quedé atrapada y de ahí vienen las heridas. No tenía dolor, pero sí confusión en mi cabeza. Todo comenzó a ponerse de color negro. Me quedé inconsciente en el baño y llorando, esperando a morirme».

«Llamé a Simon Cowell y estuvo muy tranquilo. Phoenix me preguntó que por qué había hecho todo eso. Fue el momento más triste de mi vida». El libro promete. Esperamos tu opinión sobre este fragmento.

Vía | Page six


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.