Las hermanas Kardashian cierran sus tiendas Dash

Las hermanas Kardashian cierran sus tiendas Dash

Escrito por: dlopez    20 abril 2018     Sin comentarios     1 minuto

Las hermanas Kardashian han decidido cerrar sus tiendas Dash provocando así una gran sorpresa entre sus fans. ¿Será el primer fracaso de su carrera?

Las hermanas Kardashian han decidido cerrar sus tiendas Dash provocando así una gran sorpresa entre sus fans. ¿Será el primer fracaso de su carrera? Todo parece indicar que no. “Tras cerca de 12 años, mis hermanas y yo hemos decidido cerrar nuestras tiendas Dash” comentaba Kim en su aplicación.

“Nos ha encantado gestionar estas tiendas, pero en estos últimos años hemos crecido mucho individualmente. Hemos estado ocupadas gestionando nuestras propias marcas, siendo madres y equilibrando el trabajo con nuestras familias. Sabemos, en nuestro corazón, que es el momento de avanzar”.

Fue en 2006 cuando abrieron esta tienda en Calabasas (California) antes de moverse a West Hollywood y expandirse en Miami y Nueva york. En 2015, los empleados de la tienda protagonizaron un reality show comentando sus vivencias.

El comunicado de Kim continúa indicando que “amamos a nuestros empleados y estamos muy agradecidas por los grandes recuerdos que nos han dejado. Les damos las gracias a todos los empleados de Dash y a todos los fans que nos han apoyado a lo largo de los años. No podríamos haberlo logrado sin vosotros. Gracias a todos”.

La tienda cerró en diciembre de 2016. En 2017, en un episodio de su reality, ya comentaban que tenían dudas sobre qué hacer con las 2 tiendas restantes. Se acaba así el sueño de las hermanas que, a buen seguro, encontrarán nuevos horizontes sobre los que transitar. Esperamos vuestros comentarios al respecto del futuro inmediato de las Kardashian. Todo sea por conocer qué pensáis sobre un clan que sigue adelante creando proyectos empresariales de resultados irregulares.

Vía | Page Six


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.