Gran Hermano 14, de la pasión de Sonia a la burla de Giuls

Gran Hermano 14, de la pasión de Sonia a la burla de Giuls

Escrito por: dlopez    14 mayo 2013     6 Comentarios     2 minutos

En la casa de Gran Hermano 14 no pasa absolutamente nada y si no fuera por los múltiples guiones que se van sucediendo no habría quien viera el programa. El casting ha sido horrible y la mayoría de los concursantes brillan o bien por ser demasiado listos o bien unos zotes elevados a la enésima potencia que nos provocan la sensación que dijera el irrepetible Groucho Marx : “Cada vez que alguien enciende la televisión voy a coger un libro”.

Sonia, para nosotros la ganadora del programa desde el primer día, está siendo ahora el centro de los “storylines” que se están llevando a cabo. La guapa canaria no sabe demasiado bien a qué viene tanto ataque de Igor, tantas críticas de Susana y tantos abandonos repentinos de los que le apoyaban hasta que comenzó la repesca.

Ella al menos intentó relajarse en el jacuzzi con Kristian y sin llegar a mayores parece que lo logró. Susana por su parte, envuelta en la espiral de los gemelos (que, por cierto, siguen en la casa a pesar de los pesares demostrando así la dirección del programa lo que le importan ciertos casos), sacó pecho para decirle a la canaria que “ No me hace ni puta gracia… Me estás llamando víctima y mentirosa” a lo que la dentista le respondió, cuando la murciana comentaba lo sucedido con sus amistades, “si te quiero llamar mentirosa te lo llamo”.

En otro orden de cosas, Juan Carlos permitió que la Milá hiciera una pequeña broma sobre su tartamudez y Giuls, que hizo lo mismo, provocó los llantos del citado. Giuls sólo dijo, imitando al deportista, “yo entro en Gran Hermano papapa que no didigan que soy un mueble”. Esta “ofensa” supuso un llanto y la posterior reconciliación. Esperamos vuestros comentarios al respecto.

Vía | Telecinco

Síguenos en Twitter


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.