Errol Flynn, el galán enamorado del escándalo

Errol Flynn, el galán enamorado del escándalo

Escrito por: dlopez    13 octubre 2010     2 minutos

Si aún no has cumplido los treinta años es dificil que sepas quién era Errol Flynn. Si ya los has pasado recordarás sus películas en las que se jugaba el físico en cada escena y siempre se llevaba a la más guapa del lugar. Si así era en la gran pantalla en su vida real no iba a ser menos. El actor falleció a los cincuenta años mientras descansaba, la autopsia demostró que su salud era bastante delicada, pero le dio tiempo a finalizar My Wicked, wicked ways, su autobiografía.

En la misma intenta recordar qué tipo de relaciones sexuales y amistosas mantenía, qué prefería para evadirse y cómo era la vida privada de un actor idílico en el celuloide y todo un truhán en la vida real. Intentaremos transcribir los fragmentos del libro más interesantes para que os hagáis una idea de cómo era su vida.

«Nunca me he casado, nunca he tenido una relación con una base legal porque nunca me ha gustado estar atado a nada ni nadie», el «villano» del libro es su primera mujer, Lili, a la que Errol acusaba de tenerle todo el día en el juzgado para sacarle dinero y sólo recuerda de ella que le dio un botellazo con una botella de champagne y él le pegó para luego abandonarla.

También admite los cargos por violación a menores, «Primero, no sabía que tenían menos de 18 años. Segundo estaban buscando sexo con actores de cine. Tercero, para mí violación es pegarle a una mujer y obligarla a tener sexo, nada de eso pasó con estas señoritas». Durante el juicio por estos delitos, que amenazaba con mandarle a la cárcel durante 20 años, se enamoró de una chica que había en el Juzgado.

«Esta vez comprobé que era mayor de 18 años, lo que no sabía es que Nora Eddington era la hija del Capitán de policía del condado de Los Angeles. Terminó siendo mi segunda mujer». Cuando terminó el juicio puso en la puerta de su casa un cartel que decía «Señoritas: enseñadme vuestro carnet de identidad o vuestro carnet de conducir antes de entrar». El juicio «podría haber sido mi final como actor pero los estudios me llamaban incluso más que antes de tener el juicio».

Mientras escribía el libro tenía una amante de 16 años y al morir Ronald Fisher, su amigo, estaba con él. Fisher comenta que «Se tumbó en el suelo de la casa de un amigo común para descansar su espalda y murió. La autopsia reveló infarto de miocardio, trombosis, arterioesclerosis, degeneración del riñón y diverticulosis en el colon». Su mujer siempre le amó, sus fans también.

Vía | Celebitchy

Deja un comentario


Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.