Alfred y Amaia, rotundo fracaso en Eurovisión

Alfred y Amaia, rotundo fracaso en Eurovisión

Escrito por: dlopez    13 mayo 2018     Sin comentarios     2 minutos

Cientos de horas de televisión, pagadas por todos los españoles, para quedar los cuartos por la cola. El fracaso apenas tiene excusas.

Cientos de horas de televisión, pagadas por todos los españoles, para quedar los cuartos por la cola. El fracaso apenas tiene excusas. De hecho, Amaia comentó que el puesto en el que había quedado era una “mierd*”, palabra que le sonará bastante después de que su pareja le regalara el libro España es una mierd*, de Albert Plá, en el pasado día de San Jorge.

Lo que no parece estar claro es quién pensaba que una balada sosa, sin alma y ñoña como pocas iba a tener posibilidades de ganar. Durante el festival pasó de todo, desde un espontáneo que le quitó el micrófono a la cantante inglesa a una incendiaria actuación de heavy metal por parte de una más que digna banda húngara.

Pero todas las canciones tenían ritmo, energía, desgaste físico o, en su defecto, un nivel vocal más que aceptable. Los nuestros hicieron el ridículo a base de bien y nos dejaron con la sensación de que estábamos contemplando a una pareja cantando en un parque y, básicamente, haciendo el ridículo ante medio mundo.

Por suerte, Netta, la israelí que ganó con su tema “Toy”, sí entendió que de va esto del festival y presentó un tema con onomatopeyas, con mensaje, con movimiento y con un gran estribillo. Imaginamos que la productora de OT ya está preparando la cartera para la edición del año que viene. A ver si de, una maldita vez, se encuentra a un compositor distinto que ofrezca espectáculo y calidad. Si el cantante, o los cantantes, que van al festival desean representarnos, seguro que lo harán mejor que los que ayer le hicieron un enorme favor al independentismo. Es lo que sucede cuando se piensa que somos una mierd*, que de tal palo, tal astilla.

Vía | Eurovisión


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.