27 agosto 2012 Casa Real, Curiosidades

The Telegraph, periódico poco sospechoso de caer en el amarillismo, lo ha confirmado, el príncipe Harry podría enfrentarse a una fuerte bajada en el escalafón militar y ser obligado a darle su sueldo a varias asociaciones de caridad.

Sir David Richards, jefe de Defensa, es el encargado de pensar en el castigo que recibirá el hermano del futuro rey de Inglaterra. Eso sí, no hará nada sin el consentimiento final del jefe general de la armada británica, el general Sir Peter Wall. Ambos han sido debidamente informados de las fotos de la discordia y están decididos a usar las mismas como la causa para aplicarle al joven un severo correctivo que no olvidará.

Wall será el que redacte el informe necesario para que a Harry le apliquen el castigo correspondiente tras haberse saltado a la torera su condición de militar, y de heredero, en una partida de strip billar que ha terminado, una vez más, con imagen pública por los suelos.

En el informe se les exigirá a los superiores de Harry que le recuerden sus responsabilidades como miembro del ejército y por ende de la Casa Real de la que forma parte. Se espera que las consecuencias de sus actos sean bastante duras por lo que es de esperar un castigo ejemplar.

Una vez más os instamos a que opinéis de este caso. ¿Deberíamos seguir la línea que ha apuntado Rupert Murdoch de dejar en paz al joven? ¿Se convertirá Harry en un ejemplo a seguir?

Síguenos en Twitter

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *