3 enero 2013 Casa Real, Declaraciones

kate-middleton

Kate Middleton, duquesa de Cambridge, jamás será denominada reina de Inglaterra. De momento es sólo duquesa pero ante el panorama que se le presenta a los Windsor en el futuro todo parece indicar que el día que William sea rey de Inglaterra ella deberá ser llamada princesa consorte.

El Mail comenta que “MP John Hemming está ya intentando negociar el tratamiento de Kate en el futuro y ha recordado que los cónyuges de los Windsor son príncipes y princesas consorte y nunca pueden ser llamados rey o reina.

Los liberales demócratas de Early Day Motion opinan que “nos parece poco adecuado que Kate no sea denominada reina regente y sólo princesa”. Otra parte de la prensa británica opina que “si se le llamara reina sería peor para ella, perdería mucho su imagen pública”. De hecho, Camilla Parker sigue sin ser llamada princesa regente o princesa de Gales.

De momento se quiere aprobar una ley que permita que el primer hijo del príncipe William sea el rey o la reina de Inglaterra en el futuro. Independientemente del sexo, el primogénito del heredero estará destinado a comandar el futuro del Reino Unido.

Mientras tanto Kate sigue tomando galletitas de lavanda para paliar los síntomas de su primer embarazo. La joven sigue acompañando a su marido en estos primeros compases de 2013. El año será inolvidable para ella en muchos sentidos y aquí os lo iremos contando absolutamente todo. Nos gustaría conocer vuestra opinión sobre Kate y William. ¿Pensáis que llegarán a ser reyes de Inglaterra en el futuro?

Síguenos en Twitter

Comentarios

1 comentario
  • Alba

    Por dios, antes de escribir, infórmense bien. No hace falta remontarse demasiado lejos para comprobar que el título de príncipe es en caso de consorte varón: Elizabeth Bowes-Lyon, madre de la actual reina, recibió tratamiento de reina consorte. Es una cuestión de sexos (quizás anticuada, quizás no tanto) para mantener “subliminalmente” al pueblo al corriente de quién es en realidad el gobernante de pleno derecho (cosa que, por tradición, con respecto al rey no suele dar lugar a dudas, pero en cuanto a la mujer, como en muchos otros ámbitos, tiene que “marcar” su territorio y afianzar su posición).Con respecto a Camilla, es harina de otro costal. Camilla nunca será nombrada princesa de Gales, en primer lugar porque los títulos los otorga en última instancia la reina y ya ha dejado claro que no se lo concederá (al igual que su padre no concedió a Wallis Simpson el tratamiento de Alteza Real que supuestamente le correspondía como esposa de Eduardo,al que sí se trataba como tal). Como católica y divorciada, Camilla (además del innegable hueco que dejó lady Di y que ella nunca podría intentar ocupar)no sería aceptada en Inglaterra como princesa de Gales, por lo que debe conformarse con un matrimonio morganático y el título de duquesa de Cornualles.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *