Sálvame toca fondo durante el programa especial de las campanadas

Sálvame toca fondo durante el programa especial de las campanadas

Escrito por: dlopez    1 enero 2018     Comentario     1 minuto

La zafiedad, la vulgaridad, la pose y la idiocia camparon por sus respetos en el último programa de 2017 protagonizado por los colaboradores de Sálvame.

La zafiedad, la vulgaridad, la pose y la idiocia camparon por sus respetos en el último programa de 2017 protagonizado por los colaboradores de Sálvame. A esas alturas de la noche uno no sabía si seguir discutiendo con su cuñado o comentar las genialidades de Mota en su magnífico especial de Nochevieja de La 1.

Pero esto va como va. Las huestes de Vázquez se encargaron de perpetrar una especie de Telepasión de tres al cuarto con unos resultados que a muchos les provocó un ingreso en urgencias por saturación mental. Lo que parecía imposible lo lograron: la chabacanería se confirma como la religión que practican los que hicieron ayer el indio, a base de bien, ante las cámaras.

salvame-campanadas2017

Y eso que desde la Puerta del Sol se intentó que el personal guardase un poco las formas. Se llegó a incurrir en la típica cursilería e incluso se apostó por cierta elegancia aunque, con los mimbres que tenía la dirección, poco más se puedo conseguir.

Ahora bien, la grabación del especial en el plató fue dantesca. Con un Caparrós fuera de sí, con una Anabel Pantoja que se cree una diva o algo parecido, con una Belén Esteban confirmando sus orígenes y con un Vázquez que aparte de promocionar su próximo engendro teatral lució sus partes nobles en calzoncillos; el resultado fue una mamarrachada infame que confirma que el programa debe desaparecer de la pequeña pantalla cuanto antes. Sed vosotros los que valoréis esta noticia y los que nos ayudéis a conocer vuestra opinión al respecto.

Vía | Telecinco


un comentario

  1. Abril dice:

    Totalmente de acuerdo

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.