Adara Molinero, dame pan y dime tonta

Adara Molinero, dame pan y dime tonta

Escrito por: dlopez    5 abril 2020     3 minutos

Adara, en su tercera entrevista pagada para contar su dolor por la marcha de Gianmarco, hizo un nuevo ejercicio de cinismo y de vergüenza ajena.

Adara, en su tercera entrevista pagada para contar su dolor por la marcha de Gianmarco, hizo un nuevo ejercicio de cinismo y de vergüenza ajena. Jamás se ha visto a un personaje tan endeble que sea tan incapaz de mantener el tipo en cuanto no se enfrenta a las que siguen pensando que es una especie de regalo del cielo.

Kiko Matamoros, que vaticinó que la relación de Adara y Onestini iba a durar menos de tres meses, se enfrentaba a la invitada recordándole lo que decía el novio que tuvo antes que Hugo. Al parecer, Adara siempre ha controlado el teléfono de sus parejas y ahora se queja de que el italiano hiciera lo mismo.

Adaramolinero

A partir de ahí comenzó a salir la verdadera Adara, la que no viste como si fuera a un cotillón y tiene esa pose de guardería, para comenzar a gritar y a perder tanto los nervios como su frágil estabilidad mental. Los bandazos fueron constantes e incluso recordaba de lo dicho por Hugo Sierra (en relación a que Adara quería volver con él) que «Cuando salí de GH VIP y pasó un tiempo hubo un pequeño acercamiento mutuo, lo dije dentro de la casa. En ‘El tiempo del descuento’ me pasa eso (con Gianmarco) y a la vuelta intenté estar bien con él y yo creo que él lo confundió. De mi boca no salió quiero volver contigo, solo quería que estuviéramos bien».

Poco a poco la fueron arrinconando, los que apostaban por pedirle respuestas a los cientos de preguntas por contestar, y terminó como el rosario de la aurora. Es más, comenzó a meterse con Matamoros y con Marta, su novia, que entró por teléfono para pedirle respeto y educación.

Pero el gran final, y la confirmación de que en realidad es una señora que fue a trincar y a la que habían pillado con las manos en la masa, fue cuando le dijo a Kiko Matamoros que era un «hijo de put*» por haber dicho que ella había jugado con la custodia de su hijo.

«Voy a contar la verdad. Esta señora ha mercadeado y ha jugado con Hugo con la custodia de su hijo» fueron las palabras de Kiko. Ya en brote, ella respondía «No voy a entrar por ahí, la custodia de mi hijo no. Hijo de p***, mi hijo no eh». Tras abandonar el plató Adara, y hablar con su psicólogo, Matamoros añadía que «Ellos dos llegaron a unos acuerdos que luego ella traicionó y jugó con determinadas cosas a las que habían llegado, con compromisos con Hugo que luego no cumplió. Creo que ella pensaba que estas cosas no se iban a saber nunca».

Regresó Molinero llorando para indicar que «Para mí mi hijo es sagrado, no hay que hablar de él ni mencionarle. Ha sido ruin, bajo y asqueroso. Eso es mentira y la forma en la que no ha dicho es asquerosa. Ya me había avisado de que me iba a cagar y así ha sido».

Matamoros respondía diciendo que «Lamento muchísimo lo que ha sucedido esta noche, su ataque de ansiedad, entiendo que su situación psicológica no es la mejor. Ahora bien, añadía que «Está en una situación complicada porque ha abandona la vivienda familiar, ha dado a su hijo de baja en la escuela infantil sin la autorización del padre y se ha venido a Madrid con él. Ha cambiado el domicilio y no lo ha notificado. Eso no es admisible en términos legales».

Lo que está claro es que esta señora le fue infiel a Hugo, se ha marchado a Madrid sin la autorización del padre de su hijo y ha hecho de su capa un sayo. Los numeritos, las crisis y las obras de teatro siempre han gustado mucho, pero ya veremos qué dice el juez llegado el momento. Esperamos tu opinión al respecto.

Deja un comentario


Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.