25 junio 2014 Declaraciones, Gente, Televisión

Sergi Capdevila lleva cinco meses sin hablar con su padre, Sergio Dalma

Sergi Capdevila ha concedido una entrevista a Kiko Hernández que este publica en su confesionario donde cuenta sin tapujos la difícil relación que tiene con su padre; el amor que siente por su madre y los años difíciles que ha tenido en los que le ha costado centrarse. El joven, que cumplirá 19 años en agosto, se daba a conocer para el gran público por su participación en la segunda edición de ¡Mira quién salta! en Telecinco que conseguía ganar.

Cuando el colaborador de Sálvame le pregunta que le pareció a su padre su participación en el programa de televisión comenta: “Te voy a ser muy sincero, ahora mismo llevo cinco meses sin hablarme con mi padre. En el primer día que entré a entrenar en las piscinas, se cortó el contacto”. Asegura que se enfadó bastante sobre todo porque dejara un trabajo de camarero que le había conseguido él.

Sergi cuenta que ha sido duro crecer con sus padres separados y a veces ha querido algo y no se lo han comprado, que no ha sido un niño que ha tenido todo lo que quería. Reconocía que ha tenido apuros económicos. En este aspecto explica sobre su padre: “Es catalán. Y de la vieja escuela, que si quieres algo te lo tienes que ganar tú”. No obstante reconoce que con sus novias ha sido más espléndido y comenta que les ha comprado bolsos y que cuando tiene libre se va con ella a la Toscana o París.

El joven reconoce que no ha sido un buen estudiante y que ha pasado una dura adolescencia en la que tuvo que acudir al psicólogo. Sintió que le faltaba la figura paterna. “Lo pasé bastante mal, me dejé influenciar por gente que no debía y me siento muy orgullo de haber dejado a esa gente atrás y de haber empezado una nueva vida, que es la que estoy viviendo ahora”.

Sobre su madre, Maribel Sanz asegura que fue al programa tanto porque era un reto como porque necesitaba el dinero. “La gente la tiene como a una frívola, pero si la conocieran se quedarían sorprendidos. Se piensan que porque sea una mujer guapa y alta no hace la casa, no limpia la ropa, no pasea a los perros, no friega, no hace la comida… Es una mujer entrañable y muy cariñosa. Yo se lo he dicho muchas veces, que de tan buena que es, a veces es tonta. Se deja utilizar mucho por la gente sin ella darse cuenta y le dan dado muchas puñaladas”.

Con el dinero que ha ganado en el concurso explica que se podido pagar su coche y asegura que no le importaría participar en Supervivientes. “Me gusta muchísimo Supervivientes, es un reality que te lleva al límite que me encanta, y yo me crezco en la adversidad”, confiesa.

Podéis seguir La Cosa Rosa en Twitter (@Lacosarosa)

Vía | El Confesionario de Kiko

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *