29 marzo 2011 Casa Real, Curiosidades

el-principe-felipe-durante-una_54079516060_348_215.jpg

El Príncipe Felipe intentó pasar el pasado sábado tal y como lo pasan miles de españoles, yendo a un kebab a tomar algo. Según informa Divinity, los clientes del bar Ebla se quedaron de piedra cuando vieron que a su lado estaba el heredero de la corona. Eso sí, el establecimiento está ubicado cerca de la calle Princesa y es el sitio habitual donde la gente se toma algo tras salir del cine.

A pesar de los guardaespaldas y su comportamiento, de lo más normal del mundo, fue fácilmente reconocido por todos. Los comentarios entre los clientes eran acerca del heredero pero en ningún momento hubo un acercamiento a su persona o algo parecido. Su deseo de poder tomarse algo tranquilamente se cumplió y nadie le molestó.

Tras marcharse del establecimiento todo el mundo comentó que era él sin ninguna duda. La sorpresa que provocó entre los presentes fue mayúscula aunque la reacción fue aún mejor. La cercanía del Príncipe sorprendió a muchos, entre otros a los dueños del bar, pero quizás este tipo de gestos se celebre más que otros que parecen llamados a normalizar su vida y no lo consiguen.

Para muchos la “culpable” de este tipo de cosas es Doña Letizia. Pensamos que todo esto sólo puede ser considerado como algo muy positivo. Si todos nos estamos ajustando el cinturón y hasta el propio Rey ha intentado no alardear de sus vacaciones, evitando las fotos en su palacio de Mallorca, nos parece justo que también Felipe acuda a lugares populares aunque sólo sea por solidaridad.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *