21 agosto 2012 Gente, Música, Parejas

El proceso de divorcio entre Paulina Rubio y Colate Vallejo-Nágera no está siendo precisamente silencioso. Ahora el español ha concedido una entrevista a la periodista Paloma Barrientos para dar su versión de los hechos y desmentir algunas afirmaciones que están haciendo de él medios de comunicación mexicanos, aunque no tiene la intención de tomar medidas legales contra ellos.

Explica que presentó la demanda de divorcio porque su matrimonio no funcionaba y piensa que las cosas se podrían haber solucionado de otra manera. También comenta que no esperaba que exmujer permitiera todas las difamaciones que se están haciendo contra él, ya que sabe que son mentiras. Mientras, Paulina no le ha dado autorización para que su hijo viaje a España y Colate se plantea si perdírselo judicialmente o no porque no quiere organizar más líos.

Asegura que él habría finiquitado su divorcio hace tiempo porque no pide nada que no le corresponda. Al igual que añade que esperaba las difamaciones que le acusan de ser un “zángano”, un oportunista y de querer sacar tajada de Paulina, pero que no quiere saber nada de esas historias. Sobre su exmujer comenta: “Me ha hecho mucho daño que en uno de los escritos que presentaron dijeran que era un vividor. Paulina me conoció trabajando y con mis empresas funcionando a pleno rendimiento”.

Comenta que le hubiera gustado acabar con el divorcio lo antes posible: “Yo no he puesto condiciones y mucho menos quiero quedarme con nada que no me corresponda”. “Yo he tenido siempre independencia económica. Tengo mis tarjetas de crédito y Paulina las suyas. Después había una cuenta conjunta para gastos familiares”, relata.

Asimismo, niega las visitas que se le atribuyen a locales de alterne como Amnesia o Nicky Beach. “¿De alterne? ¡Pero qué tontería! En el Nicky estuve comiendo con Ana Obregón, de la que dijeron que era mi novia. ¡Fíjate si se enteran! Y la última vez que estuve en Amnesia fue con un matrimonio amigo. Y es más, te aseguro que pueden tener problemas quienes los definan como lugares de alterne”, explica.

No puede viajar a España porque Paulina no le da el permiso para traer a Nicolás y comenta que se queda en Estados Unidos porque le encanta estar con él. “Lo podía haber pedido legalmente y por no liarla no lo hice”, añade. “Digamos que yo voy con buena voluntad. Y no seré tan malo como me pintan cuando en las medidas provisionales yo tengo al niño el cincuenta por ciento del tiempo”, argumenta.

Podéis seguir La Cosa Rosa en Twitter (@Lacosarosa)

Vía | Vanitatis
Foto | Gtres

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 21 agosto 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *