28 diciembre 2016 Cine, Gente

Carrie Fisher, la princesa de Leia, muere a los 60 años

Carrie Fisher, conocida mundialmente por dar vida a la princesa Leia de “Star Wars”, ha muerto a los 60 años el martes, 27 de diciembre tras haber sufrido un infarto el 23 de diciembre cuando volaba desde Londres a Los Ángeles. Un portavoz de la familia, Simon Halls, ha hecho llegar un comunicado a People remitido por la hija de Fisher, Billie Lourd, que dice lo siguiente: “Con un enorme tristeza Billie Lourd confirma que su querida madre Carrie Fisher ha fallecido a las 8:55 horas de esta mañana”.

“Fue amada por el mundo y se la echará muchísimo de menos“, añade Lourd, de 24 años. “Nuestra familia al completo agradece vuestros pensamientos y oraciones”, afirma. La actriz sufrió un infarto en pleno vuelo hacia Los Ángeles, una vez llegó al aeropuerto LAX, los paramédicos entraron en acción y la llevaron rápidamente al hospital donde fue tratada del ataque cardíaco.

Carrie Fisher era hija de Debbie Reynolds y Eddie Fisher. En 1973 se escapó del universo de Hollywood y se matriculó en el Central School of Speech and Drama en Londres donde estuvo más de un año estudiando interpretación. Dos años después hizo su debut en la película “Shampoo”. En 1977 le llegaba la fama con su papel en “Star Wars”. En sus memorias, “The Princess Diarist” cuenta que tuvo un affaire con Harrison Ford durante el rodaje de la primera película que definió como muy intenso. Además de la saga “Star Wars” a la actriz se la pudo ver en “The Blues Brothers”, “Hannah y sus hermanas” y “Cuando Harry encontró a Sally”. La actriz ya había rodado sus escenas para la siguiente película de la saga Star Wars, “Episodio VIII”, que se estrenará en diciembre de 2017.

En cuanto a su vida privada en 1983 se casó con el músico Paul Simon del que se divorció en 1984, aunque la relación continuó durante varios años con altibajos. Fisher tuvo problemas con la adicción a las drogas durante décadas y con solo 13 años comenzó a fumar marihuana. En 1985, le fue diagnosticado un trastorno bipolar y en 1987, exploró sus problemas de adicción con la novela parcialmente autobiográfica “Postales desde el filo”, que en su versión cinematográfica fue protagonizada por Meryl Streep. Su única hija nació en 1992 fruto de su relación con el agente de artistas, Bryan Lourd. DEP.

Vía | People

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *