25 marzo 2011 Curiosidades, Declaraciones, Música

billy-ray-cyrus-gma-cma-awards.jpg

Billy Ray Cyrus no sabe qué hacer para recuperar la confianza de su familia. Si ya ha recibido la negativa de su mujer Tish para volver con ella, ahora recula de su famosa entrevista en la que reconoció que Hannah Montana le había destrozado la vida.

Ahora reconoce que “La entrevista que le concedía GQ se me hizo semanas antes de Navidad, estaba pasando por un proceso de divorcio de incierto final, mi vida era un desastre y me sentía fatal. Apareció el reportero y me preguntó sobre el tema. He aprendido que no se debe responder a una entrevista cuando uno está mal anímicamente”.

Amo a mi familia más que a nada en el mundo y cuando digo familia también digo Disney, ellos también han sido importantes, les quiero y me encanta lo que hacen”. La reacción a la citada entrevista no se hizo esperar según comenta, “Miley y todos estaban muy disgustados con mis declaraciones”.

“Sólo intenté avisar a los lectores de que la fama es un animal muy peligroso. Aunque todos los que estamos en este negocio luchamos muy duro para conseguirla cuando llega no es todo tan bonito como debería ser”.

De su labor como padre y amigo de Miley comenta que “Era más amigo que padre en sus inicios y eso tuvo su parte positiva pero también su parte negativa. Quizás muchas cosas las podríamos haber hecho de una manera distinta. Mis hijos necesitan a su padre y les prometo que me tendrán cuando regrese a casa. Quiero ser el amigo de Miley, la persona con la que hable de sus problemas. La quiero más que a nada en el mundo. Quiero ser el mejor padre”. Pues a ver qué dice la otra parte de aquí a unos días…

Vía | Celebitchy

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *