11 enero 2017 Declaraciones, Gente

Antonio David Flores habla de la enfermedad y el trato a su hijo en Lecturas

David Flores Carrasco, hijo de Antonio David Flores y de Rocío Carrasco, cumplió 18 años el pasado mes de diciembre y ahora su padre habla sobre la enfermedad genética que padece el joven y el trato que ha recibido de su familia materna en la revista “Lecturas” de la que ocupa su portada y donde se puede leer: “Cuando nació mi hijo tuve miedo, pensé que se me iba”. La publicación explica que los crueles comentarios que algunos han vertido tras hacerse pública la primera imagen del joven, le llevan a hablar de su estado de salud.

En la entrevista describe el enorme sufrimiento que padeció cuando descubrió los problemas de salud con los que nació su hijo y pide respeto para él, además afirma: “Rocío ha gestionado el problema de salud de su hijo de una manera penosa. No ha querido asumir la enfermedad de David. Eso va en función de la madurez de cada uno” y la señala como culpable de los problemas emocionales que arrastran sus hijos. Sin embargo, aunque no ha finalizado “su guerra” contra su ex, Flores se declara feliz con su esposa Olga y sus tres hijos con los que vive en Málaga.

Mi hijo se sacrifica y consigue superarse. Tiene una cabeza privilegiada, es muy inteligente, tiene una memoria bárbara. Es muy bueno y cariñoso, te abraza y te besa constantementeSobre el 18 cumpleaños de su hijo explica: “Ha sido el cumpleaños más esperado. Tener a todos mis hijos juntos es una hazaña, ya puedo respirar tranquilo. Le hicimos una fiesta con 70 invitados, disfrutó muchísimo hasta las tres de la mañana” y desvela: “Cantó temas de su abuela, le encanta el flamenco y la copla. Es un entendido. Tengo un pequeño artista en casa, toca un poco la guitarra y hace versiones flamencas de las canciones de la Jurado”. Además asegura: “Mi hijo se sacrifica y consigue superarse. Tiene una cabeza privilegiada, es muy inteligente, tiene una memoria bárbara. Es muy bueno y cariñoso, te abraza y te besa constantemente” y confiesa que le ha ayudado a desarrollar su sensibilidad. Entre los pasajes que narra, apunta: “David vivía apartado, estaba solo. Mi hijo cenaba en la cocina y Rocío y Fidel en el salón”.

Revela lo feliz que se encuentra su hija de tener a su hermano junto a ella. “Lo ha protegido desde que era pequeña. Cuando los tenía los fines de semana, si David llegaba enfermo ella llevaba apuntadas en un papel las medicinas que veía que la madre le daba al niño. Le comprábamos lo mismo para seguir el tratamiento” y añade: “Para ellos tener que separarse era horrible. Mis hijos tienen carencia de afecto por lo que les ha tocado vivir. Eso no se paga con dinero. El amor de tus hijos se consigue con constancia”. Comenta que antes su hija lanzaba mensajes por las redes sociales para captar la atención de su madre, pero que “ahora ya no espera nada, expresa su dolor”.

Vía | Lecturas

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *