17 septiembre 2016 Televisión

Sonia Moldes

Sonia Moldes lo dejó bien claro casi desde el principio de su intervención en Sálvame Deluxe. “Hablo de esto porque me da la gana, por dinero y por aclarar lo que pasó entre él y yo”. Con semejante declaración la entrevista fue fluida y la invitado habló de todo de una forma casi didáctica.

La antedicha indicó que los celos de Lecquio eran tremendos. No dudó a la hora de reconocer que ella sentía más atracción física que otra cosa por el italiano pero llegó a recordar cómo el Conde incluso destrozó el mobiliario de un local por un ataque de celos. En una ocasión, Moldes estaba con su hermana en un local y él llegó para llamarla, a través del cristal, hija de las cuatro letras por no responder a sus llamadas.

También indicó que había compaginado su relación con el antedicho y con Mijatovic. Según afirmó, Lecquio “nunca ha podido aceptar que una mujer le hiciese lo que él estaba acostumbrado a hacer con sus amantes”. No dudó a la hora de reconocer que una noche coincidió con Alessandro y con María Palacios en un restaurante. Poco después le llamó el mencionado refiriéndose de modo despectivo a Palacios y pidiéndole que se vieran en un hotel lo que hicieron para vivir un rato de pasión.

Llamó la atención que en una de las ocasiones en las que estaba manteniendo relaciones con el colaborador miró hacia arriba y observó que había una cámara en una rejilla de ventilación. El italiano comenzó a reírse y le comentó que ninguna de las anteriores se había percatado de semejante argucia por no usar otra palabra. Sed vosotros los que comentéis lo expuesto por Moldes durante su entrevista.

Vía | Telecinco

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *