27 febrero 2011 Cine, Gente

Los pequeños caprichos de Jennifer Aniston en su viaje a Madrid

Jennifer Aniston promocionaba Sígueme el rollo esta semana en Madrid, llegaba con un nuevo corte de pelo, se mostraba divertida en El hormiguero junto a su compañero Adam Sandler y no se daba grandes caprichos, a pesar de ser una celebrity de primer nivel.

Más rubia, tan discreta como siempre lució en sus dos intervenciones públicas un look dominado por el negro y el dorado. Pantalón y camiseta de tirantes y un vestido corto de manga larga con escote en uve y detalles dorados, que es el que ilustra la información. Además de acudir al programa de Cuatro, la actriz estuvo en una fiesta privada en el Hotel Oscar Room Mate organizada por su propietario Kike Sarasola.

En cuanto a las exigencias en el hotel donde se alojó, tenía la nevera llena de bebidas light y de soja, de yogures desnatados y siempre tenía a su disposición una bandeja de quesos ligeros italianos. Sus comidas siempre han estado compuestas por crudités, guacamolé y pescado a la plancha. Además de tener a su disposición un buen surtido de fruta fresca.

Entre sus pequeños caprichos, vodka Grey Goose, dry Martini, vino Santa Margarita -un blanco afrutado muy conocido en California. En sus 48 horas en España no le ha dado tiempo a acudir al gimnasio, intenta practicar yoga y pilates a diario. Lo cierto es que la dieta y la disciplina de Jennifer hace que siga manteniendo una talla 36 y que luzca un cuerpazo en bikini.

Fuente | La Otra Crónica de El Mundo
Foto | Gtres

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 27 febrero 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *