29 mayo 2015 Música

El rancho de Michael Jackson podría convertirse en un centro para niños que han sufrido abusos

Michael Jackson, donde quiera que esté, no ha de estar demasiado contento al saber que sus acreedores han puesto a la venta su mansión Neverland por cien millones de dólares. El inmueble, situado en el valle de Santa Ynez, fue el presunto escenario de unos hechos que nadie quiere recordar.

Dos mil setecientos acres, una estación de tren, seis dormitorios y un cine para cincuenta personas son los mayores atractivos de una casa que ha estado en un limbo legal desde que Jackson falleciera en 2009. El cantante la compró en 1988 por diecinueve millones y medio de dólares. Los cambios que ha llevado a cabo y el lógico morbo de algunos ha multiplicado su valor.

En 2008 se le embargó la casa Jackson como pago de los veinticuatro millones y medio de dólares que debía. En 2005 Michael vivió uno de los peores momentos de su vida al ser acusado de pederastia. Fue en ese mismo año cuando Jackson decidió marcharse de la mansión para siempre.

Cuatro años después, tras una masacre a manos de la prensa que no le dejó ni respirar, el cantante fallecía en brazos del Propofol. Nos queda This is it, ese documento de cómo era Michael sobre el escenario. Del resto quizás sea mejor no hablar o quizás sí. Sed vosotros, como siempre os decimos, los que opinéis al respecto.

¿Quién pensáis que podría comprar esta mansión? ¿Habrá algo de morbo en esta operación comercial? Abrimos las líneas de debate para que nos comentéis todo lo que os parezca oportuno respecto a esta noticia.

Vía | Page Six

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *