23 marzo 2016 Política

fidelcastro

Marita Lorentz es una neoyorquina que tuvo un hijo con Fidel Castro. De su vástago poco sabe ya que sólo le ha visto dos veces en su vida. La inteligencia cubana optó por robarle a su hijo y el tema parece ser tabú para muchos. Recordamos su historia a continuación.

Cindy Adams, del Ny Post, ha recordado en estos días cómo contó esta historia en 1992 y desde entonces nadie parece querer saber nada ni de Lorentz, ni de su hijo Andréz Vázquez. Adams comenta que “ella tenía 52 años cuando escribí al respecto, su hijo tenía 33. Ella me comentó que sólo había visto a Andrés dos veces. Todo sucedió en febrero del 59, que fue el primer mes de Fidel como dictador. Tras conocerle ella se sintió llena de emoción. Se amaron locamente desde el primer día”.

Lorentz comenta que “nos intercambiamos los números de teléfono y éramos como dos enamorados“. La relación duró tres noches. Él le dijo que no volviera a Cuba, le mandó un avión y “me dio un uniforme de teniente, me dijo que no se podía casar conmigo porque él era Cuba. Me puso una toalla por encima y me dijo ‘Ya nos hemos casado'”.

Marita se quedó embarazada y en octubre sufrió una hemorragia que en el Roosevelt Hospital catalogaron de “septicemia”. Al parecer su hijo había nacido muerto. Veinte años después supo que su hijo estaba vivo, “le pedí de rodillas a Fidel que me dejara verle”. Lo hizo y Fidel ordenó que la mandaran de vuelta a Nueva York.

Lorentz reconoce que llegó a trabajar para la CIA y que volvió a Cuba para ver a Fidel. “Le vi e hicimos el amor, fue la última vez”. Ahora confiesa que “Vivo sin salir de casa, nadie sabe mi número de teléfono y evito hablar con extraños. La gente no para de comentar esto y mi hijo menor quiere saber qué sucedió exactamente. Vi a mi hijo por última vez en 1981. Vivo continuamente asediada y controlada. Creo que me deberían agradecer que no matase a Fidel que era lo que me pidieron”. Esperamos vuestra opinión al respecto de esta noticia que os acabamos de comentar.

Vía | Page Six

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *