30 agosto 2012 Cine, Curiosidades

Lindsay Lohan parece abonada al escándalo. Si ayer mismo os contábamos que acababa de librarse de ser declarada culpable de un robo de joyas, hoy tenemos que informaros de una expulsión del Sunset Strip Hotel. Lohan ha declarado, muy en su línea, que si la factura del hotel no está pagada “no es mi problema”. Sigue el escándalo siendo eje de la vida de la actriz.

Una factura de 46,350.04 dólares es lo que adeuda la joven que ya ha sido nombrada persona non grata en el establecimiento. Tras pasar, entre junio y julio, cuarenta y siete días hospedada en el establecimiento, la actriz no ha pagado ni un céntimo. El pasado uno de agosto, viendo el cariz de la situación, la dirección del hotel le pidió a sus empleados que sacaran todas las pertenencias de Lohan.

La factura detallada es la siguiente:

– Minibar: 3145 dólares.

– Cigarrillos: 686 dólares.

– Vela Chateau: 100 dólares.

– Chateau restaurante: El 4 de julio comió por 1.992 dólares, en el servicio de habitaciones gastó 685 dólares.

Con semejante estipendio la dirección del hotel pensaba que la factura iba a ser lo suficientemente abultada como para considerar a Lohan una cliente VIP pero jamás se pensaron que la actriz nunca tuvo ni la menor intención de pagar todo esto.

La actriz comenta que ella vivió en ese hotel con la certeza de que los productores de la película Liz & Dick pagarían la factura. Lo que no aclara es qué hacía todavía en el hotel el 1 de agosto. Esperemos que todo quede en una anécdota aunque cada vez parece más complicado creerse a la actriz.

Vía | TMZ
Foto | Gtres

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Lindsay Lohan abandona la lista negra del Chateau Bermont 14 octubre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *