24 diciembre 2016 Televisión

salvamesnoweek

Lo de inventarse un reality para llenar horas de televisión nos parece una acción lícita por parte de Telecinco. Es una empresa privada y puede hacer lo que le apetezca pero intentar colarnos semejante formato es más que discutible. Este programa ha sido tan prescindible como previsible. Os contamos los detalles a continuación.

Se da la circunstancia de que en Telecinco los reality shows los ganan los trabajadores de la cadena. Pasó con Rosa Benito y con Belén Esteban y seguirá pasando. Laura Fa, a la que felicitamos sinceramente por haber logrado una silla en Sálvame, ya trabajaba en la cadena y ahora cambiará de plató esperemos que para mejor.

Rafa Mora también era satélite de Telecinco y aparecía cada equis tiempo por lo que no se ha seleccionado absolutamente a nadie. Es más, a Jordi Martín, que podría haber dado exclusivas más que jugosas (¿No se trataba de eso?) fue expulsado. El descubrimiento de Tomillero, al que exprimirán como un limón la semana que viene, ha sido dantesco.

El paso de Chiqui, Antonio Tejado y Javier Tudela por el programa ha sido más que prescindible. De hecho, los tres son los comodines de la cadena para rellenar espacios. Solo Maribel Sanz, a la que deberían darle un programa, ha mantenido la educación y el saber estar que siempre tuvo. De Mónica Hoyos, que será la sustituta de Kiko Hernández-se marcha para recoger a los hijos que tendrá la madre de alquiler a la que le ha pagado-, sí que ha sabido jugar tanto con Carlos Lozano como con la audiencia y puede dar algo de juego al programa.

El resto ha sido un formato totalmente guionizado al que se le han visto las costuras en más de una ocasión. Sed vosotros los que opinéis al respecto de los ganadores y del programa en cuestión.

Vía | Telecinco

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *