2 septiembre 2010 Curiosidades, Declaraciones, Televisión

kardash_green.jpg

Kim Kardashian acudió al programa de Jay Leno hace un par de días para hacer leña del árbol caído. Su enemistad con Paris Hilton no podía terminar de otra forma. Justo días después de la detención de la heredera por posesión de cocaína, Kim acude a un programa para comentar lo sana que está y cómo se mantiene lejos de las drogas.

Pero la maldad quizás no va sólo contra Paris sino también contra su propia familia, “Nunca he bebido alcohol. No me gusta beber, vengo de una familia tradicional y eso siempre ha estado mal visto. Además, mis hermanas ya beben por toda la familia, no es necesario que nadie más beba”.

“Mi padre me enseñó a conducir a los 14 años precisamente para eso. Siempre me decía que si mis hermanas estaban borrachas yo tenía que conducir hasta casa. Siempre tuve su permiso para coger el coche y conducir a casa con mis hermanas. Le tenía que llamar cuando salíamos y cuando llegábamos“.

Desde entonces me siento orgullosa al haber cuidado de mis hermanas tan bien, es como su legado. Odio el sabor del alcohol. Ahora intentaré tomar algo de vez en cuando porque todo el mundo dice que soy demasiado aburrida. Probé un White Russian y me supo a chocolate, una vez al mes está bien”.

Curiosa la responsabilidad que tiene Kim con el tema del alcohol, eso sí, una pena que no hubiera teindo la misma cuando se le grabó el famoso video por el que saltó a la fama.

Vía | Celebitchy

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 2 septiembre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *