14 agosto 2012 Música, Parejas

Kenny G acaba de presentar la demanda necesaria para divorciarse de Lyndie Benson-Gorelick, su mujer durante estos últimos 20 años. Lo más curioso es que en enero fue ella la que pidió la separación legal del músico y hasta ahora no se ha completado el trámite final que separa para siempre a ambos. Laura Wasser, abogada que suele llevar casi todos los divorcios de los famosos, será la encargada de gestionar el patrimonio del artista.

“Diferencias irreconciliables” son los motivos que han llevado al divorcio a la pareja. Ambos firmaron un contrato prenupcial por lo que la fortuna de Kenny G, valorada en unos 50 millones de dólares, está a salvo de posibles repartos poco equitativos para ambas partes.

El músico ha pedido la custodia en solitario del hijo menor de la pareja. Lo más extraño de todo esto es que Lyndie, como ya os hemos comentado, presentó la demanda de separación pero hasta ahora no había presentado la de divorcio. Todo este tiempo ha provocado, según informa TMZ, que el músico se haya cansado y quizás por eso ha dado el primer paso para divorciarse.

Es posible que la pareja llegue a un acuerdo beneficioso para ambas partes y que poco más se sepa de lo que ha sucedido en realidad para llegar a este divorcio. Esperemos, como solemos hacer, que ambos encuentren la felicidad allá donde deseen y que todo sea lo más fluido posible para evitar males mayores a sus hijos. Seguro que así será.

Sigue La cosa rosa en Twitter.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 agosto 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *