25 octubre 2016 Música

Justin Bieber rechazó 5 millones de dólares de los republicanos

Justin Bieber llevaba una temporada sin ser protagonista de ningún escándalo y esta circunstancia le ha venido bien a su carrera. Ahora pide que se le respete como artista. El pasado fin de semana se fue de su concierto en Manchester porque su propio público no parecía estar por la labor. Os contamos los detalles.

Los presentes en el show no se podían creer que el canadiense les dejara tirados. Al menos regresó al escenario. Los presentes comentan que el cantante parece estar al borde de una crisis nerviosa por motivos que nadie conoce.

Personas del entorno de Bieber han comentado que todo esto es una operación de marketing. Al parecer, no quiere dar conciertos en los que todo el mundo esté gritando. Ahora parece sentir que su música tiene un mensaje que ha evolucionado hacia un territorio más adulo. Considera que si sus fans gritan ha de ser por su música y no por él.

Al parecer, Justin planea ir “entrenando” a sus seguidores para que se callen cuando canta o habla en el escenario. Piensa que si se va del escenario los que han pagado se darán cuenta de su error. Solo volverá cuando todo el mundo guarde silencio.

Esta técnica le funcionó cuando los fans comenzaron a hacerle fotos sin su permiso. Ahora todo el mundo espera su turno para hacer lo antedicho. En resumidas cuentas se trata de que el personal pague una burrada de dinero por verle y que haga lo que a él le apetece. Sed vosotros los que valoréis semejante actitud.

Vía | TMZ

Imagen | Gtres

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *