2 junio 2014 Cine, Curiosidades

halle-berry

Halle Berry tuvo tiempo para contactar con un abogado, para presentar una demanda contra una compañía de relojes y para diseñar su estrategia de defensa pero ahora no lo tiene para ir al juzgado. La actriz quiere estirar el chicle para intentar sentarse a declarar poco antes del juicio y así lograr cobrar, o eso piensa ella, los dos millones de dólares que le pide a Toywatch.

Toco comenzó cuando la citada compañía comenzó a vender relojes con el nombre de la actriz y sin el permiso de la misma. Dos millones de dólares en concepto de indemnización es mucho dinero y por eso la empresa no logra entender por qué no quiere sentarse ya a declarar y así evitar llegar a juicio. El manager de Berry ha alegado problemas de agenda.

La realidad, como indican los abogados de Toywatch, es que la actriz está de vacaciones hasta una semana antes del juicio. Así logrará declarar ante el juez, evitar una posible oferta de acuerdo y llegar hasta el final del proceso que, presumiblemente, podría escuchar sus peticiones de cara a abonarle la citada cantidad de dinero.

Si bien Berry tiene razón al reclamar el lucro cesante de la venta de los relojes, no entendemos que la buena voluntad de la empresa reciba este jarro de agua fría con el único objetivo de demorar el proceso y cobrar más dinero. Sed vosotros, como siempre os decimos, los que opinéis a este respecto. Abrimos las líneas de debate.

Vía | TMZ

Síguenos en Twitter

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Halle Berry pasará 200.000 dólares anuales de pensión a Gabriel Aubry 10 junio 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *