19 agosto 2016 Gente, Reality shows, Televisión

Así fue el estreno de Las Campos

Ayer se estrenaba “Las Campos” en Telecinco con un primer programa que trataba sobre los hábitos alimentarios. Madre e hija participaban posteriormente en debate moderado por Carlota Corredera y las redes sociales echaban humo con lo que se estaba viendo, por supuesto el espacio se convertía en Trending Topic. Además se convertía en líder de la noche del jueves con 1.552.000 espectadores y 18,7% de share.

El docu-reality comenzaba mostrando lo que desayunan madre e hija. María Teresa Campos lo hace en su cuarto, mojando las tostadas en aceite y con mucho dulce y Terelu, en la cocina, con un ritual en el que cuela la leche desnatada que luego mezcla con abundante cantidad de Cola Cao para finalmente beberse un zumo de naranja de un trago. Aquí se presentaba al personal de servicio que está a pie del cañón en casa de madre e hija y en Twitter, uno de los temas más comentados era el trato que recibía María, la empleada de María Teresa.

Durante el capítulo Terelu ha contado en varias ocasiones mirando directamente a cámara que se siente a disgusto con su cuerpo desde que ha engordado y su madre recordaba: “A Terelu la talla 36 le estaba grande, eso hasta que pasó lo que pasó. Durante años dije que si hubiese tenido otro hijo me daba igual que fuese guapo, feo, niña, niño… solo quería que comiese porque no me comían nada”. “Yo me miraba antes en el espejo y me gustaba, me sacaba defectos porque he sido muy crítica conmigo misma, pero ahora no me identifico”, reconoce su hija.

“Yo me miraba antes en el espejo y me gustaba, me sacaba defectos porque he sido muy crítica conmigo misma, pero ahora no me identifico”También se veía que a María Teresa Campos no le gusta pronunciar la palabra cáncer y aseguraba que cada semana se entera de una media de tres casos. En el programa se hablaba de comida, ese era el tema, y Carlota Corredera, una de “estrellas invitadas”, aseguraba que no comía carne, pero curiosamente en esa categoría no incluía el jamón serrano.

Terelu contaba en varias ocasiones que ella come muy poco, pero después en varias imágenes se le escuchaba comentar que tenía hambre y confesaba que en Sálvame siempre merienda algo que no hace en su casa. “Yo creo que comemos por la ansiedad. En mi casa nunca se me ocurre merendar”, explicaba y hacía una confesión que traía cola: “Mi madre piensa que yo podría estar más delgada si bebiera menos cuando salgo” y remataba con la siguiente afirmación: “Me sacrifico por la imagen pública, a mí me daría igual ser una bola de billar”, algo que parece una contradicción con respecto a otras afirmaciones que hizo durante el programa en relación a su cuerpo.

La colaboradora de Sálvame también comentaba con Carlota Corredera sus relaciones sentimentales: “Si yo volviera atrás y estuviera casada con el padre de mi hija, hoy día, aguantaría mucho más”. “Fui capaz de actuar sin sentimientos. Fue muy gratificante tener relación con varios hombres sin que me importaran nada“, contaba sobre su vida sexual y explicaba que ahora debido a su cuerpo le aterroriza llegar a más con un hombre al tener que desnudarse.

En casa de Terelu, esta organizaba una comida con varios rostros conocidos como Florentino Fernández, el chef Rodrigo de la Calle, su exnovio Carlos Pombo o la presentadora Tania Llasera que afirmaba que en su momento se aprovechó de estar delgada y apuntaba sobre su subida de peso: “Mi marido también me ve igual de guapa porque él está enamorado de mi esencia”.

Vía | Telecinco

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *