3 agosto 2012 Cine, Declaraciones, Gente, Televisión

Kiko Matamoros contaba en Sálvame ayer por la tarde que Andrés Pajares lleva ingresado desde el 22 de julio en la clínica López Ibor tras un brote de la enfermedad mental que arrastra desde hace unos años. Actualmente la familia se encuentra junto al actor y exige que no se filtre ninguna otra información sobre su estado.

Según parece que al estar de vacaciones la persona que cuida al actor, su hija Mari Cielos acudió a casa de su padre. Entonces encontró a Pajares tumbado en el suelo, rodeado de orines, con una hemorragia nasal y bucal y balbuceando. Matamoros aseguraba que el ganador del Goya se provocó este estado de forma voluntaria.

Mari Cielo y la cuidadora del actor fueron la que le acompañaron en su hospitalización, mientras que Andres Burguera estaba de crucero y espero a terminarlo para estar junto a su padre. El colaborador asegura que su hija Eva apenas le ha visitado dos horas.

El actor sufre desde hace años un proceso de problemas psíquicos graves que le sumen en un mundo de fantasías y paranoias. Su familia no quiere dar más información y no quieren que nadie se siente a hablar sobre este tema en los platós, comentaba Kiko Hernández. La actriz Paloma Cela quería ser la portavoz de la familia, pero Chonchi Alonso, ex de Pajares, “le ha mandado a la mierda”, explicaba el colaborador. Afortunadamente, Pajares evoluciona favorablemente y podría ser dado de alta en siete días.

Podéis seguir La Cosa Rosa en Twitter (@Lacosarosa)

Vía | Telecinco
Foto | Gtres

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *