15 marzo 2010 Curiosidades, Deporte

0301_tiger_house.jpg

Tiger Woods parece entonar esta canción que hicieran famosa los míticos Payasos de la tele. Desde hace más de una semana comparte hogar con toda su familia y la situación ha causado una gran sorpresa entre las amistades de Nordegren que juró y perjuró no volver con Woods.

Y no sólo se queda en la mera anécdota sino que testigos presenciales han visto a la sueca paseando por Isleworth con una actitud mucho más rejuvenecida y con mayor alegría que en anteriores ocasiones. Sí es curioso que a Woods no se le haya visto fuera de la casa.

Porque el tigre parece estar enjaulado y convencido de querer vivir sólo con su mujer. Quizás el buen comportamiento le esté provocando tener esta actitud ante la vida, más vale el convertirse en ermitaño que volver a los caminos que antes pisara. Nordegren parece bastante feliz por este cambio.

El problema surgirá, si es que Woods no ha aprendido la lección, cuando el jugador tenga que intervenir en los torneos de la PGA y se vea “tentado” por volver a las andadas. De momento todo parece indicar que no será así lo que nos alegra especialmente por los hijos de la pareja.

El próximo 22 de marzo Tiger regresa al deporte en activo para intentar ganar la Copa Tavistock, ya se sabe que Elin no estará presente. ¿Están jugando al gato y al ratón con la prensa?, ¿es sólo un gesto de cara a la galería y Elin sigue adelante con sus planes? Os informaremos de lo que pase, como siempre, aquí en La cosa rosa.

Vía I TMZ

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 15 marzo 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *