4 agosto 2012 Música, Parejas

Stevie Wonder es uno de esos músicos que también ha intentado aguantar el máximo tiempo posible su imagen pública hasta que ha llegado el momento de vivir su vida. Desde octubre de 2009 no vive con su mujer, Kai Millard Morris, y ya era hora de presentar la demanda correspondiente y dejar de seguir alimentando un rumor que la prensa americana conocía desde hace tres años.

Al menos ha sido un caballero, también en esto, y sólo ha alegado “diferencias irreconciliables” con la citada. Pide la custodia compartida de sus hijos, de diez y siete años respectivamente, y apunta que pagará la manutención necesaria para los mismos y lo que le corresponda a su todavía mujer.

Wonder se casó con Millard en 2001 y su inmensa fortuna fue amasada con anterioridad al enlace. Aun así, Wonder admite que habrá que dividir algunos de sus bienes y es más que probable que así sea. El cantante no va discutir al respecto y abonará todo lo necesario. Pocos músicos se han mostrado tan dóciles ante circunstancias similares.

Laura Wasser ha sido la encargada de rellenar el impreso de divorcio y sus huellas digitales sirven de firma para esta nueva etapa en la vida de un artista mítico que nos alegró la vida en las décadas de los años setenta y ochenta. Le deseamos lo mejor tanto al cantante como a su mujer para un futuro. Esperemos que ambos encuentren de nuevo el amor a la mayor brevedad y que disfruten de sus hijos.

Vía | TMZ

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 4 agosto 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *