7 febrero 2016 Cine

Steven Spielberg sufrió bullying cuando era un niño

Steven Spielberg podría haber hecho una película de fantasía si hubiera esperado algo más para vender su casa en Malibu. El director de cine ha ganado mucho dinero con esta venta pero más lo ha hecho el comprador que, en apenas seis meses, ha logrado su objetivo de lucrarse con la operación.

El director vendió su casa, de siete mil doscientos pies cuadrados, el pasado mes de agosto por la friolera de veintiséis millones de dólares. El beneficio fue más que importante. No en vano, la casa, que tiene siete dormitorios y diez baños e incluso un teatro y una gran piscina, fue comprada en dos veces por unos seis millones seiscientos mil dólares. El primer pago se hizo en mil novecientos ochenta y nueve y el segundo en el año dos mil.

Pues bien, el comprador ya ha puesto a la venta la casa. Chris Cortazzo, uno de los agentes inmobiliarios más importantes de la zona, la ha puesto a la venta por treinta y cinco millones y medio de dólares. Evidentemente, esta pérdida de beneficios para cualquier mortal sería motivo de suicidio pero para Spielberg, cuya fortuna se cifra en tres mil seiscientos millones de dólares, es casi calderilla.

Una curiosidad más, la casa ha estado en estos años disponible para un alquiler de verano por ciento veinticinco mil dólares, una ganga para la zona que es y los lujos que incluye el inmueble. Esperamos vuestros comentarios al respecto. Abrimos las líneas de debate a este respecto.

Vía | TMZ

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *