6 enero 2017 Casa Real, Curiosidades

La Reina Isabel II celebra sus 90 años posando para Annie Leibovitz

Isabel II, reina de Inglaterra, lleva unas semanas enferma. Durante todo este tiempo se ha barajado la posibilidad de que pudiera tener algún tipo de dolencia fatal debido a su edad. Lo que nadie se podría haber imaginado es que un guardia de su propio palacio podría haber terminado siendo su asesino.

El guardia observó a una persona paseando, sobre las tres de la mañana, por las inmediaciones de Buckingham. Parece lógico pensar que le gritase a la persona, que cargase su arma y que se dispusiera a disparar contra el intruso.

Al acercarse a Isabel II el guardia le dijo “Señora, he estado a punto de dispararle”. Su Graciosa Majestad respondió “la próxima vez le llamaré antes de salir de mi habitación para que no me tenga que disparar“. Ayer mismo la reina optaba por cumplir con uno de sus compromisos demostrando su profesionalidad.

El fuerte resfriado que padece le obliga a cuidarse algo más de lo normal. Su ausencia en la misa de Navidad y Año Nuevo provocó rumores malintencionados que indicaban que padecía una enfermedad que podría terminar con su vida.

Con esta anécdota no solo demuestra cierto coraje sino también un humor británico de pura cepa. Esperamos, como siempre os decimos, que nos comentéis esta noticia con el respeto debido al antedicho personaje histórico. Abrimos las líneas de debate para que nos indiquéis vuestra opinión sobre la reina más longeva. Sed vosotros los que opinéis sobre esta real anécdota que está dando la vuelta al mundo.

Vía | Daily Mail

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *