7 marzo 2010 Cine, Curiosidades, Gente

Kathryn Bigelow

Un buen número de celebrities que desfilarán por la alfombra roja de los Oscar 2010 han pasado por las manos de cirujanos plásticos en mayor o menor medida. La tiranía de Hollywood por conseguir la perfección y la eterna juventud ha hecho mella en éstas que han sucumbido a los más diversos tratamientos de belleza donde priman los liftings, rinoplastias y últimamente las inyecciones de botox -la tóxina botulínica que está dejando sin expresión a algunas actrices-.

La Otra Crónica de El Mundo hace un repaso a algunas de las estrellas que tendrán un papel principal en la gala que se celebrará dentro de unas horas por ser candidatas a los premios más famosos del cine. Entre ellas, Penélope Cruz, de 35 años, nominada en tercera ocasión consecutiva, segunda como secundaria, por Nine. Según el doctor D.J. Verret, nuestra actriz tiene una deformidad en la nariz que indica que se sometió a una rinoplastia.

Sandra Bullock, una de las favoritas y candidata al Oscar como mejor actriz principal por The Blind Side, a sus 45 años, presenta una piel libre de arrugas por su paso por quirófano según el médico. “No hay duda de que se ha añadido botox. No es normal tener 45 años y no tener una sola arruga en la cara…”, explica.

Meryl Streep, a sus sesenta años, es una privilegiada en cuanto a trabajo y se encuentra nominada por décimosexta ocasión por Julie & Julia. Su tersa piel comentan en Makemeheel.com que se debe a varios estiramientos en la cara y cuello, además de una posible intervención de párpados. Otra veterana, ganadora del Oscar por The queen y nominada por The Last Station, Helen Mirren se encuentra estupenda a sus 64 años. Anthony Young, cirujano plástico de Los Ángeles, no se atreve a afirmar ninguna operación, pero cuestiona la perfección de su cuello.

Otra que afirmó no creer en la cirugía estética, pero que está bajo sospecha es Maggie Gylllenhaal, de 32 años, nominada como actriz secundaria, que se habría retocado nariz y pómulos. Dejando atrás las actrices, la directora de En Tierra Hostil, Kathryn Bigelow está estupenda a sus 58 años. La ex de James Cameron, superdelgada, se ha sometido a tratamientos con botox, aunque sí es cierto que presenta más arrugas las anteriores. Cada uno puede optar por operarse para verse mejor o sentirse bien, pero cuando alguna de ellas se opera para trabajar… se traspasa un límite peligroso.

Fuente | La Otra Crónica de El Mundo

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 7 marzo 2010
  2. Cirugías estéticas después del parto 22 enero 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *