18 enero 2013 Cine, Parejas

Oksana-Grigorieva

Oksana Grigorieva pasará a la historia de la prensa rosa como la que fuera mujer de Mel Gibson y como una de las mujeres más amantes de demandar a diestro y siniestro. Esta vez son sus abogados, Ron Litz y Daniel Horowitz, el objetivo de su ira.

Tras su separación de Mel Gibson en 2011, ella considera que los citados no hicieron bien su trabajo. El acuerdo que firmó con el actor, redactado por los susodichos, le impide demandar a Gibson en el futuro y también pedir más dinero para la pensión mensual que recibe.

Lo más curioso del caso es que Oksana se queja de esta circunstancia tras haber cobrado la friolera de setencientos cincuenta mil dólares en efectivo y haber recibido una casa que podrá disfrutar junto a su hija Lucia hasta que cumpla los dieciocho años.

Grigorieva también comenta que en el documento que le hicieron firmar los abogados se le niega toda posibilidad de convertirse en la dueña de la casa en el futuro. Lo leonino de su demanda nos parece digno de reseñar.

Le pagan una fortuna, le regalan una casa y además quiere recibir más dinero y quedarse con el inmueble. Como bien ha comentado Horowitz “no sé por qué es así, ¿por qué no se dedica a hacer música, a vivir en su casa, a criar a su hija y a tener una vida en paz? ¿Por qué tiene que estar siempre demandando a todo el mundo?”. Sed vosotros los que respondáis a estas preguntas.

Síguenos en Twitter

Vía | TMZ

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *