15 marzo 2016 Televisión

oj_simpson

O.J. Simpson puede respirar tranquilo. En el cuchillo que se encontró enterrado en su casa no hay rastros de ADN por lo que la prueba no tendría la validez que esperaba el fiscal. Os contamos todos los detalles de los análisis realizados y de la situación legal del antedicho.

Los agentes de la policía de Los Angeles han llegado a un callejón sin salida tras analizar el cuchillo que presuntamente usó Simpson para cometer los crímenes que le hicieron famoso. Los microbios de la tierra han destrozado cualquier resto de ADN hasta el punto de hacer imposible lograr cualquier tipo de resultado.

Tampoco se pudo encontrar ningún cabello o resto orgánico que llevara a los agentes al destino de encontrar algo que incriminase a Simpson. Un albañil fue el que encontró el cuchillo y se lo dio inmediatamente a un policía de tráfico que estaba en la zona por el rodaje de una película. El policía se lo llevó a casa y lo mantuvo en una caja durante más de doce años.

La intencionalidad de Simpson y del agente al ocultar deliberadamente semejante prueba es una cuestión que habría que analizar. Ahora mismo es imposible determinar si estamos ante el cuchillo que asesinó a las víctimas o no. El enterramiento es la forma más segura de que las pruebas se destruyan para siempre. Esta circunstancia ha provocado que la policía sea la que tenga ahora que demostrar que el cuchillo era de Simpson y que además lo usó para asesinar. El caso volverá a cerrarse. Sed vosotros los que opinéis al respecto.

Vía | TMZ

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *