2 agosto 2012 Curiosidades, Televisión

Mila Ximénez no volverá a Sálvame hasta que no se aclare lo que declaró exactamente sobre el marido de Karmele Marchante. Kiko Hernández hacía ayer casi de portavoz de la periodista que anunciaba, vía mensaje telefónico, su decisión de no regresar al programa diario hasta aclarar todo lo sucedido. Lo más curioso del caso es que esta polémica ha sido, en parte, provocada por Belén Esteban.

“Mila dice que no vuelve a este programa hasta que hable con su abogado y que Belén es una hija…” decía el citado y esto es sólo el adelanto de una entrevista en la que Ximénez declara todo lo que le apetece sobre Karmele y la Esteban. Un juez tendrá que decidir si Ximénez es culpable, o no, de haber dicho que el marido de Marchante le había robado varias joyas.

Ángela Portero comentó que “Me dicen que Karmele se iba a México a buscar a su marido que ha desaparecido de España y le ha robado joyas” y los Kikos respondieron que era la catalana la que había organizado todo esto vía su representante José Muro. Lo que empezó como una serpiente de verano ha terminado en demanda por parte de Mila Ximénez.

Los Kikos comentaron que la propia Karmele había comentado el tema en el programa y que Ximénez hizo lo mismo a micrófono cerrado. No dudaron ambos en afearle la conducta a la Esteban por haberles tildado de “eje del mal” y haberles hecho caer en esta supuesta trampa. Nuevo lío del que la otrora princesa del pueblo ha salido ilesa.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *