29 octubre 2011 Curiosidades, Declaraciones, Música

El anestesista Paul White ha sido el testigo de la defensa del Doctor Murray que ha venido a revolucionar el juicio sobre la muerte de Michael Jackson. Hasta el momento las declaraciones de los testigos habían sido un tanto ambiguas. White dejó bien clara su opinión y reveló nuevos datos sobre la muerte del mítico rey del pop.

White comentó que el propio Michael podría haber sido el causante de su muerte al haberse inyectado una dosis letal de Propofol. “Yo mismo le había inyectado esta sustancia con anterioridad y pienso que una inyección entre las 11.30 y las 12 del día de su muerte podría haberle provocado su deceso”.

Para el citado Jackson habría tomado varias pastillas de Lorazepam y esta ingesta, junto a la inyección de Propofol, habría provocado la muerte del cantante. White también dejó claro que esta circunstancia no tiene nada que ver con la negligencia de Murray a la hora de gestionar el paro cardíaco sufrido por el artista.

El doctor Steven Shafer comentó que “es bastante improbable” que Jackson se inyectara el Propofol. Latoya Jackson ha comentado en su Twitter que “Michael jamás se habría suicidado” y el caso vuelve a dar un giro positivo para Murray que, de seguir así, van a tener que indemnizarle por las molestias.

Jacko sigue siendo el número uno del pop a nivel mundial y con su muerte se perdió un mito de la música. Sólo nos queda desear que le dejen descansar en paz de una vez por todas.

Vía | Gossip Cop

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 29 octubre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *