9 agosto 2012 Casa Real

En estos últimos tiempos parece que se ha perdido el “miedo” que existía antes a hablar de lo que se cocía en Zarzuela. Si hace un par de días en Telecinco podíamos ver “Marivent, nada es igual”, hoy mismo en El confidencial podemos leer un artículo de Matías Vallés que no duda en analizar los últimos movimientos del jefe del Estado.

“El problema no es Marivent, es la Zarzuela” lleva por título un artículo que dará que hablar. Os extraemos los pasajes más interesantes. ” Tal vez sea casual la coincidencia de la toma de La Zarzuela y de los supermercados andaluces en un mismo día, pero en este rincón frívolo nos interesa observar que Juan Carlos de Borbón puede reconciliarse más fácilmente con los rojos republicanos que con su esposa. Cualquier escena compartida por el matrimonio acumula más tensión que una proyección de Batman”.

“Cuesta decidir si la relación entre el Rey y la Reina se ha congelado o se ha recalentado durante los últimos años, pero en verano trasladan su pugilato a Mallorca. La sangre azul no libera del estudio psicológico que asigna a la estación estival un aumento inusual de los divorcios plebeyos. De repente, la pareja para toda la vida se halla demasiado cerca durante demasiado tiempo”.

Ni siquiera se plantea ya el posado veraniego de la Familia Real. No sólo es inverosímil reunir a los ‘royals’ con el grado suficiente de sonrisa, sino que las rivalidades podrían entrar en erupción de la forma más insospechada. Nada que no ocurra en las mejores familias, incluso en las peores. Marivent es sólo la sede estival del desencuentro a corregir. Si no se calman, la Monarquía pasará a ser “un espejo que no repite a nadie”, dicho sea por repetir a Borges”. Esperamos vuestros comentarios sobre este artículo.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *