5 septiembre 2016 Declaraciones, Gente, Parejas, Televisión

María Palacios y Alessandro Lequio hablan de Ginevra Ena en El programa de Ana Rosa

Alessandro Lequio regresaba a El programa de Ana Rosa tras haber sido padre por tercera vez y comentaba cómo están siendo las primeras semanas de vida de su hija, Ginevra Ena, además María Palacios entraba por teléfono en el espacio matinal.

“Tenía muchas ganas de tener una hija. Estuve en el parto, como en los dos anteriores y fue un momento emocionante. No pude evitar la emoción. El momento más impresionante fue una hora después de nacer. María se quedó en recuperación y me dijeron que hiciera el piel con piel. Me quité la camisa, tumbaron a la niña sobre mí para que los primeros olores que sintieran fueran los de su padre. Eso fue una experiencia importante”, recordaba el italiano. “Lo he vivido con la misma alegría pero con mucha más calma y tranquilidad que cuando eres más joven. Sabes lo que va a pasar y lo disfrutas”, explicaba sobre su tercera paternidad.

Alessandro Lequio no lleva bien cambiar los pañales de Ginevra Ena. “No es una experiencia que me produzca demasiadas sensaciones. No me produce ningún éxtasis paternal”, confesaba y sobre la pequeña apuntaba: “Pienso si esta es la respuesta que me quiere dar mi madre y como la niña se parece a ella de pequeña”.

“Me habría hecho ilusión que se pareciera más a mí pero también me hace que sea un clon de su padre y su abuela”En cuanto a sus dos hijos mayores, Lequio contaba: “Clemente hizo todo lo posible para venir. Alessandro está entregado, no hay día que no venga a visitar a la niña. La adora”. “Ana y Antonia me felicitaron, lo hicieron de verdad y se lo agradezco, pero no la conocen”, decía sobre sus exparejas.

Nadie mejor que yo puede enseñarle cómo son los hombres. Le podré enseñar qué hombres evitar. ¡Como yo, no!”, relataba y aseguraba: “Apunta a tener muchísimo carácter. Llora de una forma muy contundente”. “No posé porque me preguntaban por Olvido. No me imaginaba que iba a producirse este escándalo. Yo creo que la cosa ha muerto pero lo importante es la niña, que es una monada y María, que está muy feliz”, contaba y confesaba un miedo: “Miedo a perder la felicidad siempre se tiene, pero no depende de lo que ocurra en televisión sino de otras cosas”. “No no soy de los que anuncia demandas sino de los que la pone. Os enteraréis porque eso trasciende. En esto ha habido mucha mala leche y muchas ganas de hacer daño pero no han podido”, señalaba sobre el tema de Olvido Hormigos.

María Palacios entraba por teléfono y contaba su experiencia: “No me lo imaginaba así. Son 24 horas. Pensaba que iba a tener tiempo y veo que no pero es muy buena. Es muy pequeña y las madres cuarentonas somos muy bobas y estamos demasiado encima” y sobre el padre contaba: “Ejerce bien, me ayuda un poco. Al principio los bebés dependen más de la madre, pero no tengo ninguna queja”. “Ginevra lo elegí yo, pero como le ha puesto de segundo Ena, cuando queremos utilizar un nombre más mono la llamamos Ginevrena. Su hermano la llama Gin”, explicaba y confesaba: “Me habría hecho ilusión que se pareciera más a mí pero también me hace que sea un clon de su padre y su abuela”.

Vía | El programa de Ana Rosa

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *