9 junio 2010 Cine, Curiosidades, Gente

lindsay-lohan-consume-alcohol.jpg

Si hace unos días la actriz Linda Lohan estaba más feliz que una perdiz, así como sus padres, porque en sus primeros controles desde que la jueza la condenara a llevar el brazalete SCRAM dieron negativos, todo su gozo ha quedado tirado en un pozo.

La actriz este fin de semana ha violado los términos de su libertad condicional consumiendo alcohol y por supuesto ha sido el ‘chivato’ que lleva encima, el encargado de avisar a las autoridades competentes ordenando una captura.

El sábado por la noche la señal de alarma de su brazalete anti-alcohol avisó de que Lindsay había violado la obligación de no consumir alcohol. Y fue en la fiesta a la cual asistió tras la finalización de la gala de los MTV Awards, y se ve que la actriz de “chicas malas”, no pudo resistir la tentación de tomarse alguna copita.

Si bien Lohan está en libertad condicional por delitos relacionados con el consumo de alcohol y si bien previamente la jueza Marsha Revel la había amenazado con una pena de prisión de no cumplir con las condiciones de su libertad, con esta ya son dos las ocasiones que se emite una orden de captura. Pero gracias a una fianza de 200.000 dólares, la actriz se libra de ir a la cárcel.

No obstante, Lindsay no tardó en desmentir esta información a través de varios mensajes escritos en Twitter. ‘No he violado nada… de nada. Mi SCRAM no se ha apagado. Es físicamente imposible… Me encuentro genial’.

Pero lo que está claro es que esos dispositivos son como el algodón, no engañan y como no deje de pagar fianzas (ya es el segundo desembolso) y sin ingresos muy solventes, en algún momento la veremos dar con los huesos en la cárcel, porque intenciones de rehabilitarse, tiene más bien pocas.

Vía | Terra

Foto | Gtres

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 9 junio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *