12 diciembre 2009 Cotilleos, Curiosidades, Declaraciones, Música

lilly-allen.jpg

Lilly Allen no tiene el mínimo problema en reconocer que ha tenido muchos problemas con las drogas. Y ahora ha sido más valiente que nunca al comentar exactamente qué se le pasaba por la cabeza cada vez que las tomaba.

La entrevista ha sido concedida a la revista Q y ha comentado que sus problemas psicológicos son muchos y frecuentes debido al abuso de este tipo de sustancias. Con 18 años ya fue ingresada en un centro de rehabilitación y desde entonces no ha podido olvidar las tristes consecuencias de consumir drogas.

Ha llegado a comentar que, en lo que llevamos de siglo, ha sufrido tres grandes depresiones y la primera comenzó con su ingreso en el centro de rehabilitación Priory. Tras esto Allen fue diagnosticada con dismorfia del cuerpo, una enfermedad que le impedía ver su cuerpo tal y como es.

No en vano, hace años publicó en su blog un post titulado “Gorda, fea y más desastrosa que Amy Winehouse”. En el mismo se mostraba hundida por la información que había encontrado sobre el balón gástrico que quería implantarse. También se veía completamente gorda y quería perder peso a toda costa.

Hoy en día Allen está en tratamiento por este motivo pero hace un año la cantante tuvo un aborto espontáneo que la llevó a otro centro hospitalario. Parece que quiere dar un paso adelante y dos hacia atrás. Esperemos que siga su vida lo mejor posible y que sus fans le ayuden a sobreponerse a las consecuencias del consumo de drogas. Desde aqui le mandamos nuestro apoyo.

Vía I Telecinco

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *