16 junio 2014 Curiosidades, Música, Parejas, Televisión

Kim Kardashian y Kanye West, detalles de su fiesta en París

Kanye West le regaló a Kim Kardashian una boda inolvidable pero nunca pensó que su suegra, Kris Jenner, iba a convertirse en una de sus enemigas. El cerebro tras el éxito de las hermanas Kardashian ha estallado contra el cantante al negarse este a vender las fotos de la boda. El dinero sigue siendo el camino a seguir por Jenner.

Once millones de dólares era la oferta que tenía la pareja sobre la mesa. Kris Jenner sigue sin entender qué es eso de la intimidad y no entiende demasiado bien por qué su hija y su yerno se niegan a hacer caja a costa de su intimidad. A veces, la ética salta donde menos se espera.

Todo parece indicar que West ha sido aconsejado por Jay Z y Beyonce que tampoco vendieron las fotos. La oferta era muy suculenta pero mantener la privacidad de esas instantáneas era vital para, como mínimo, ser coherentes con lo que Kanye y Kim les pidieron a sus invitados. Os recordamos que las cámaras y los móviles estaban prohibidos en el banquete por lo que ahora les toca aguantar el tirón.

Fuentes cercanas a la pareja ya confirman que las fotos se irán viendo en las propias webs de los contrayentes pero poco a poco. Igualmente parece confirmarse que ambos quieren marcar distancia con la boda de Kim y Kris Humphries por la que cobraron un millón ochocientos mil dólares. Sed vosotros los que opinéis a este respecto. Abrimos las líneas de debate.

Vía | Page Six

Síguenos en Twitter

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 16 junio 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *