19 febrero 2017 Televisión

Diego Matamoros da las gracias a su padre por ayudarlos en el asunto de su exrepresentante

Kiko Matamoros protagonizó el viernes un momento bastante duro para su hijo. El joven quiso darle la mano pero él pasó de largo dejando a los presentes, y a los televidentes, con dos palmos de narices. Ayer mismo, el colaborador de Sálvame usaba Twitter para comentar lo sucedido y su posible solución.

Los compañeros de Kiko le afearon su actitud, aunque él ya estaba fuera del plató, y todo parece indicar que el problema va para largo. De hecho, comentaba en la antedicha red social que “A un hijo no se le da la mano , se le besa y se le abraza. Mi situación no se arregla en un plató ni con gestos demagógicos”.

Debemos darle la razón en lo que dice aunque quizás no tanto en las formas empleadas. Diego Matamoros aguantó el tirón como pudo y su hermana Laura optó por el llanto como única solución. Vázquez optó por consolar a ambos sin decir demasiado más. Es de agradecer que Kiko quiera arreglar lo que está pasando olvidándose de las cámaras.

De otra forma sería incluso más masacrado de lo habitual por los múltiples guardianes de la moral con los que trabaja a diario. Es más que probable que esta trama sea protagonista de muchas horas en Sálvame a partir de mañana. Ya veremos qué sucede en el futuro con esta relación paterno filial. De momento nos quedamos con vuestras opiniones al respecto. Abrimos las líneas de debate para que nos comentéis lo que os parezca más oportuno.

Vía | Telecinco

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *