13 noviembre 2017 Casa Real, Cine, Curiosidades

Kevin Spacey busca tratamiento entre una oleada de acusaciones

Kevin Spacey no solo no tenía respeto por el resto de compañeros de trabajo, tampoco llegó a entender la importancia de la reina de Inglaterra. Durante una visita privada a Buckingham Palace, el actor llegó al salón del trono y se sentó en el mismo.

Además, se hizo varias fotos que ahora están saliendo a la luz. Como es fácil de entender, sentarse en semejante lugar está terminantemente prohibido incluso para los que trabajan en el palacio. De hecho, hay un epígrafe especial en el reglamento disciplinario de uso interno que especifica las sanciones a aplicar por este motivo.

La Reina Isabel II celebra sus 90 años posando para Annie Leibovitz

De cómo se lo ocurrió al actor semejante cosa poco podemos comentar. Ahora bien, que las fotos ya están en el antedicho lugar y que se está buscando a los responsables de mirar para otro lado es un hecho.

Quizás el actor confirmarse así esa personalidad en la que solo él era el encargado de gestionar su vida. Ahora es posible entender mejor todo lo sucedido, las faltas de respeto constantes a sus compañeros y el que tuviera una forma de ser tan específica y peculiar.

¿Qué pensáis de la actitud del actor? ¿Es posible que estemos ante uno de los mejores ejemplos de su verdadera personalidad? ¿Afectará esta anécdota a su futuro judicial? ¿Se ha terminado ya su carrera artística?

Sed vosotros, como siempre os pedimos, los que nos permitáis conocer vuestra opinión al respecto. Seguro que tenéis algo que decirnos o que compartir con el resto de nuestros lectores.

Vía | Page Six

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *