8 octubre 2011 Declaraciones, Gente, Televisión

La Caja Deluxe a la que se sometía Karina resultaba muy interesante y reveladora. Nada tenía que ver con otras que habían resultado tediosas hasta límites insospechados. La jienense repasaba su vida profesional con un grandísimo éxito en los sesenta y setenta y la personal llena de altibajos. En la foto aparece junto al padre de su hija Azahara, el actor Carlos Manuel Díaz, su segundo marido.

Karina, que estaba acompañada de su hija Azahara, hablaba de sus cuatro matrimonios. En 1973 se casaba con Tony Luz, tras una larga relación, pero se separaban 11 meses después. La cantante explicaba que Luz, compositor de En un mundo nuevo o El baúl de los recuerdos, fue un gran amigo y que se casaron muy jóvenes y confundió la amistad con el amor.

Después conocía al actor Carlos Manuel Díaz (muy conocido por dar vida a Echegaray en Yo soy Bea). Él era nueve años más joven que ella y de su matrimonio nacía su hija mayor Azahara. Ésta está muy unida a su madre y es la representante de su padre, que ahora mismo aparece en Tierra de Lobos y participa junto con Arturo Fernández en la obra de teatro Los hombres no mienten. De esta relación, la artista hablaba con mucho cariño -como si estuviera enamorada de él- y contaba que se siguen viendo y saliendo juntos con su hija, pero que en su momento, su exmarido se vio agobiado por las responsabilidades.

Después llegó la decadencia de Karina tras casarse con su tercer marido el peluquero, Juan Miguel con quien tuvo a su hija pequeña Rocío. La cantante contaba que el castellonense buscaba en ella la popularidad y que tras un tiempo bien, se dio cuenta de que todo era una mentira. El peluquero ha participado en varios realities –Hotel Glam y El reencuentro– y se ha declarado abiertamente homosexual. Pero, lo que más le dolía a Karina es que su hija Rocío se quedase a vivir con él. Contaba que la familia de Juan Miguel tiene mucho dinero, que ella estaba vetada en Castellón y que había tenido miedo de morir por causa no natural, mientras convivía con él.

Tras escuchar esto, Rocío, la hija de Karina y Juan Miguel, entraba por teléfono para defender a su padre y contar que él siempre se había comportado como un buen padre, dejando en fuera de juego a su madre, a la que decía querer también. Tras el peluquero, a mediados de los noventa, llegó un montaje con otro hombre gay, Domingo Terroba, algo que la jienense recordaba con mucha vergüenza.

Podéis seguir La Cosa Rosa en Twitter (@lacosarosa)

Foto | Gtres

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *