10 julio 2014 Curiosidades, Música

Justin Bieber pide perdón a los que ha defraudado por su segundo vídeo racista

Justin Bieber, como ya os comentamos, la emprendió a huevazo limpio con la casa de su vecino e incluso saludó a la cámara de seguridad. La impunidad de la que disfrutaba se ha terminado. Un juez le ha condenado a pagarle a su vecino una fortuna y a que asista a una terapia de control de la ira. Malos tiempos para el cantante.

Shawn Holley, abogado de Justin, acudió al juzgado para conocer los detalles de la sentencia contra su cliente que optó por no comparecer. Dos años en libertad vigilada, una indemnización (ochenta mil novecientos dólares) y cinco días de servicios para la comunidad (limpiar papeleras y quitar pintadas de la pared) son el resultado de un acto que no tenía motivo alguno.

El vecino pidió como indemnización veinte mil dólares pero el fiscal ha estimado que “hay que reparar muchas cosas” por lo que la cifra final ha cuadruplicado la inicial. En lo que al control de la ira se refiere Bieber tendrá que asistir a, como mínimo, una clase por semana durante tres meses.

Igualmente, se le aplica una orden de alejamiento de su vecino de cien yardas lo que no le representa problema alguno al haberse mudado recientemente. Esta sentencia es la mejor manera de dar ejemplo. Si alguien hace algo mal lo lógico es que lo pague de alguna forma y ahora será el propio Bieber el que lo haga. Avisados están por lo tanto aquellos que siguen viendo en el joven un ídolo a seguir.

Vía | TMZ

Síguenos en Twitter

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *